Comparte este artículo:

Noticias

 

El etiquetado semáforo vuelve a la mesa de discusión en la Unión Europea



La Comisión Europea (CE) avanza con el polémico proyecto de los semáforos para clasificar la comida según sus efectos perjudiciales para la salud, esquema que penaliza a los alimentos con alto contenido en sal, azúcar o grasas y que ha tenido consecuencias desastrosas para algunos fabricantes en los países en los que se ha puesto en marcha.

Bruselas vuelve a trabajar en un proyecto que fue descartado en 2010 después del rechazo del lobby de los grandes fabricantes de la industria alimentaria europea. La CE analiza nuevos informes por parte de los fabricantes para avanzar en un nuevo sistema de etiquetado por semáforos, según publica el diario especializado en la información institucional de la Unión Europea, Euractiv.

Los fabricantes españoles de la industria no han bajado la guardia sobre un proyecto que creen se puede reactivar en cualquier momento. Y sus efectos sobre las ventas pueden ser catastróficos. Los fabricantes de queso y aceite italianos han sufrido un desplome de ventas en el Reino Unido desde que ese país decidiese la aplicación del sistema del semáforo en los etiquetados.

Un grupo de diputados llevaron al parlamento europeo la queja de los fabricantes del jamón de Parma, el parmigiano reggiano y el brie francés. Se quejaban de un desplome de ventas a raíz del polémico etiquetado que siempre penaliza a productos cárnicos, aceites y quesos, a pesar de su elaboración artesanal o sus máximas calidades.

Fuente: Economía Digital